jueves, 7 de mayo de 2009

Selección de postulantes en el ámbito académico y científico/técnico

Somos reciclables!

Tengo en mi haber unos cuantos años de formar parte de tribunales, juntas, comisiones y comités para seleccionar postulantes a pasantías y becas de diferente tipo, y a posiciones/cargos docentes y de investigación en el área de las Ciencias Naturales. Por lo tanto, creo estar mínimamente en condiciones de dar algunos consejos relacionados a este tema, que podrían resultar útiles al menos para aquellos que se están iniciando en los complejos avatares de la actividad profesional, dentro del ámbito académico y/o científico/técnico. Debo recalcar que me referiré sólo a éste ámbito en particular, en virtud de que mi experiencia en la actividad privada es comparativamente limitada. No obstante, muchos de los puntos que tocaré tienen igual importancia en cualquier ámbito laboral.
En primer lugar, se debe tener en claro que prácticamente en todos los casos en que aspiremos a obtener una posición, deberemos someternos a algún tipo de evaluación. El componente clásico por excelencia de una evaluación de esta naturaleza es, en la gran mayoría de los ámbitos, el Curriculum Vitae (más conocido en su forma abreviada como CV). Casi todas las selecciones de personal tiene como requisito obligatorio la presentación de dicho documento, ya que éste es indispensable para completar acabadamente la fase correspondiente a la Evaluación de Antecedentes. Esta fase permite distinguir y comparar los logros, fortalezas y debilidades más relevantes de los antecedentes de cada candidato, de manera tal de ponderarlos acabadamente.
Comúnmente es necesario, pasar luego a otra fase evaluatoria que se conoce como Prueba de Oposición Pública. Esta consiste en mantener una entrevista personal con los evaluadores (en nuestro caso suele ser un Jurado o Tribunal), a la que pueden asistir observadores designados oficialmente a tal efecto, y el público en general. Adicionalmente, esta fase contempla el dictado de de una clase (teórica, o teórico/práctica). Esta es de carácter obligatorio cuando hay más de un postulante al cargo, quedando en cambio su realización a criterio del tribunal, cuando sólo se presenta un candidato. La clase se programa inmediatamente antes de la entrevista, y abarca algún punto del Programa de la Materia a la cual está asignado el puesto objeto de la selección. El tema sobre el que versa dicha clase es elegido por sorteo (públicamente), un par de días antes de que tenga lugar la Prueba de Oposición, entre los tres enviados (en sobre cerrado) por los integrantes del tribunal. El resultado del sorteo se le comunica inmediatamente a los postulantes inscriptos, en caso de que ellos no estén presentes durante mismo el acto de sorteo, a los efectos que todos estén en las mismas condiciones para prepara su clase. Todos los pasos y fases de una selección de este tipo, hasta su cierre con el Dictamen del tribunal, son vertidos en Actas. Cada postulante se notifica oportunamente del contenido de éstas, pudiendo reservarse el derecho de impugnar, en tiempo y forma, el acto de selección por las razones válidas que contemplen los reglamentos vigentes.
Las dos fases mencionadas (evaluación de Antecedentes y Prueba de Oposición Pública) tienen igual peso en la evaluación final de los candidatos, que se reflejará en el listado de orden de méritos. Por este motivo, como postulante uno no debería descuidar ninguno de los componentes que las integran, aún cuando no haya otros inscriptos. Esto es así porque cualquier selección a un cargo puede ser declarada desierta, si el tribunal considera que ninguno de los postulantes que se presentan reúnen los requisitos mínimos para ocuparlo.
En próximas entradas intentaré brindarles algunos consejos sobre cómo afrontar estos procesos de evaluación, ya que seguramente alguna vez deberán someterse a ellos. En virtud de la importancia que reviste el CV y por ser éste el elemento más común dentro de las selecciones, primeramente me referiré en detalle a la elaboración apropiada de un CV destinado a ser evaluado dentro de nuestro ámbito. De ello puede depender en buena medida el futuro de un joven colega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario!
Si ya tienes una cuenta de Gmail puedes usar tu nombre de usuario y contraseña respectivos. Si no la tienes, la opción más fácil es enviar tu comentario bajo la categoría ¨Anónimo¨, aún cuando tu comentario esté firmado (que sería lo ideal).