sábado, 20 de septiembre de 2008

SERIE: Historietas con aroma a cierto (2a entrega)

Nichos ecológicos vacíos (a ver si los llenan!)

Han pensado cuál es el propósito verdadero de los originales e intrigantes nichos vacíos que hay en cada piso del edificio centro de la Facultad (fotos de abajo)? Da la impresión que para algunos este es un acertijo de difícil resolución, ya que no recuerdo que desde que están hayan contenido ningún elemento (y menos aún el que correspondería)!








Les propongo, entonces, que sugieran cosas que podrían ser colocadas para aprovechar inteligentemente estos espacios vacíos.
Yo iniciaré el fuego, poniendo a consideración algunos ejemplos (fotos de la derecha) que considero que introducirían un toque artístico, práctico o educativo:



(1) una escultura Azteca del dios del fuego o dios Viejo Teotihucano (Huehueteótl).




(2) una escultura de Hefesto, quien en la mitología griega era el dios del fuego y de la metalurgia, hijo del dios Zeus y de la diosa Hera.



(3) una réplica del cuadro representando el suplicio de Santa Juana de Arco en la hoguera en el Mercado Viejo de Ruán.







(4) una imagen del ratón Mickey bombero.


(5) un póster educativo del gobierno de nuestra provincia.






(6) unos bellos sifones antiguos que, de paso, pueden contribuir con algún que otro oportuno chorro de soda (claro que para que funcionen deberán controlarse y recargarse periódicamente!).




(7) si se optara por los sifones, éstos podrían alternarse en los pisos impares, con otros elementos que combinasen armónicamente pero que también quebrasen la uniformidad, como ser las famosas jarras pingüinitos para vino. En este caso, y por tratarse de una unidad académica, el agua sería el contenido más apropiado (atención: el agua también tiene fecha de vencimiento!).



(8) un delicado florero, con pocas flores pero bastante agua limpia.



(9) una regadera con agua.






(10) una fuente decorativa.




(11) un práctico baldecito con arena.



Y vos... qué propondrías?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario!
Si ya tienes una cuenta de Gmail puedes usar tu nombre de usuario y contraseña respectivos. Si no la tienes, la opción más fácil es enviar tu comentario bajo la categoría ¨Anónimo¨, aún cuando tu comentario esté firmado (que sería lo ideal).