sábado, 28 de junio de 2008

Avisos Incalificables Desagrupados

SE BUSCA (Y NO SE ENCUENTRA)
Basurita

Cariñosa pelusa de algunas semanas de vida, desaparecida desde el viernes 20 de junio pasado en el 3er piso, muy probablemente como consecuencia de la acción de una corriente de aire, o tal vez por la inesperada visita del lampazo. Responde al nombre de "Epifanía" y mide aproximadamente 8x2 cm de largo y tiene unos 0.05 g de peso (plumita de paloma incluída, ver foto). Recompensaremos su devolución, entregando en canje otra pelusa menor, casi nueva, muy quedada y obediente, apodada "Chechi", con la cual no pudimos estrechar vínculos afectivos.

miércoles, 25 de junio de 2008

Excusas, excusas...

Debo pedir disculpas anticipadas a mis fieles lectores, ya que por motivos de un viaje de trabajo al exterior, me veré obligado a reducir la frecuencia de mis entradas al Blog.
A partir de hoy, subiré sólo una semanal en la madrugada de los días sábado.
Ojalá me disculpen!

sábado, 21 de junio de 2008

SERIE: Servicios Públicos Precarios (4ta entrega)

DIA DE LAVANDERA

Por favor, suban la vista un segundo y miren las Banderas que flamean colgadas en el edificio histórico de nuestra Facultad, engalanándolo con motivo de las fechas patrias que se conmemoran en estos días.
Las ven? Si! Por supuesto que son nuestras Enseñas Patrias las que estan ahí! Bueno..., la verdad es que puede ser un tanto difícil reconocerlas, por lo decoloridas y necesitadas de una buena limpieza.
No habría que pensar seriamente en mandarlas a la lavandería, o en adquirir unas nuevas?
A ver, comparémoslas con las de la Facultad de Arquitectura, ubicadas bien al frente de nuestro edificio… Ummm! Qué diferencia! O será que hay más smog de este lado de la avenida, no?
Y ya que estamos en tren de limpieza..., por qué no meter en la misma bolsa los guantes del abanderado de la Facultad y los de sus escoltas. Según se comenta, en su última aparición en público éstos no parecían estar tan limpios como debieran y, aparentemente, se notaba…

Pique sobre el botón play de la barra de abajo para escuchar un tema musical alusivo.
(NOTA DE ACTUALIZACION: La música comenzará automáticamente, debido a que el sistema de reproducción de MP3 debió ser reemplazado por Project Playlist, por salida definitiva de servicio del originalmente usado -Walabay.com-)



Get a playlist! Standalone player Get Ringtones



Gracias A.G.E. & Co., por la idea de esta entrada!

miércoles, 18 de junio de 2008

SERIE: Seria mente

EL CALENTAMIENTO LOCAL…

En nuestra Facultad, desde hace ya un tiempo hay indicios de preocupación por el tema del llamado “Calentamiento global”, o “Cambio climático global”, o “Cambio ambiental global”. Al respecto se vienen proyectando videos y películas, se han generado muy buenos debates sobre ellos, y se han organizado interesantes conferencias. Incluso algunos profesores de nuestra Facultad (de nuestra carrera de Biología!), han participado del Panel Internacional sobre Cambio Climático que ha recibido el premio Nóbel, y han sido distinguidos muy recientemente por su actuación.
Sin embargo, qué más hacemos desde nuestra carrera o desde nuestra Universidad para demostrar que estamos comprometidos con la reducción del calentamiento global?
Nuestro apoyo finaliza en una tarea educativa que consiste únicamente en mostrar el problema y enseñar lo que todos deberíamos hacer? Pero…, lo ponemos en práctica nosotros mismos?
No deberíamos ser acaso los primeros en mostrar, con nuestro ejemplo, que percibimos tanto la importancia del problema global, como la consecuente necesidad de actuar localmente para contribuir a disminuir este problema?
Hace poco más de nueve meses propuse que nuestra Facultad debía propiciar una iniciativa oficial para que en toda la Universidad Nacional se comenzaran a cambiar progresivamente las lámparas incandescentes tradicionales por lámparas de bajo consumo energético o por tubos fluorescentes. Sugerí además que se hiciese un relevamiento rápido de los artefactos lumínicos que funcionan con lámparas incandescentes en ambos edificios de nuestra Facultad, comenzando por el del centro (que es donde funciona la carrera de Biología).
Puse el ejemplo del Aula Magna, que justamente debería ser el primer sitio donde cambiar dichas luminarias, por la cantidad y potencia de éstas y por la exposición del hecho ante la sociedad: la medida podría contribuir a generar conciencia, debido a que semanalmente asiste importante cantidad de público general a los espectáculos que allí organiza la Secretaría de Cultura. Esta propuesta fue muy bien recibida, entonces, por una alta autoridad.
Pero, estoy equivocado, o acaso poco o nada de lo que sugerí ha sido llevado a los hechos hasta ahora?
Es sabido que las lámparas de bajo consumo son bastante más caras (alrededor de 22$ c/u, las de 20 Wats). Por ello, y conociendo las limitaciones presupuestarias de siempre, fue que sugerí un reemplazo progresivo.
Yo intenté contribuir, por mi parte, cambiando al menos la lámpara de la oficina del Departamento de Diversidad Biológica y Ecología.
Sería bueno saber si se cambió alguna otra? Y si esto es así, cuántas? Y si estas acciones respondieron a iniciativas personales u oficiales?
Para aquellos interesados en saber más sobre este tema y en difundir qué otras cosas puede hacer uno mismo, ya!, para reducir el calentamiento global, les adjunto estos videos:







Una fundación en pos de la conservación del ambiente, presidida por el actor Leonardo Di Caprio, ha realizado un video (en inglés) para difundir esta problemática.
Si desea verlo, pique sobre el siguiente enlace:

http://www.leonardodicaprio.org/files/videos/globalwarning.html


Gracias Fernando L.! por recordarme el tema y brindarme los enlaces al material multimedia.

sábado, 14 de junio de 2008

SERIE: Servicios Públicos Precarios (3a entrega)

ESTILO: Ficción Atorrante

En casa de herrero…
Breve curso de Malos Modales para aquellos necesitados.
Por el Prof. Amado Nervio.

Indicaciones para una correcta desatención al público:
Achique su cerebro1) Nunca exhiba el nombre del Area que funciona en su oficina y el horario en el cual se atiende (supuestamente) al público. Si viola este precepto, trate de cambiar el horario cada 15 minutos y de abusar del "Enseguidita regreso". Jamás reemplace esta última alternativa por un aviso colocando la hora en que salió. No obstante, si lo hace, coloque la correspondiente a 15 minutos después y agréguele "Regreso en X minutos", siendo X un número natural que tiende a infinito.
2) Cuando alguien golpee la puerta de su oficina cerrada desde dentro, y en el probable evento de que lamentablemente él se haya percatado de alguna posible actividad interna (por ejemplo si de ella hubiesen salido en ese instante voces, ruidos, gritos, o carcajadas), no debería ser atendido antes que le salgan callos en los nudillos, o que éstos le sangren si ese alguien es medio tiernito.
3) Al atender la puerta, nunca debería decírsele cortésmente: "Buenos días -o Buenas tardes-" (dependiendo la hora de Greenwich). Y menos, seguido de: "Adelante, señor, qué desea?". Use en cambio, un breve pero normal y efectivo amedrentamiento, mediante el siempre listo: "Sííí!", y/o "Qué quiere!?". O un conclusivo: "Ya cerramos!".
4) Si por desgracia hubiese proferido la expresión "Adelante", mencionada en el punto anterior (referida a que al intruso se le debería permitir ingresar a su reducto), trate de detenerlo justo en el umbral de la puerta, bloqueándole el paso con posturas parecidas a las de artes marciales, las cuales deberá practicar frecuentemente para no perder la costumbre. También tiene la opción de exhibir el garbo intimidatorio que suele ostentar un patovica.
5) En el supuesto caso que el intruso logre franquear su bloqueo e ingrese, jamás debería ser atendido por quien él busca, sino por alguna interpósita persona que oficie de correo del Zar. Para ello el mensajero deberá repetir a voces lo que el intruso pretende, y lo que la persona requerida le responde (siempre a través de otra puerta interna, o de la rendija de ésta, desde el otro lado de una pared de Durlok®, o de un vidrio esmerilado, o por medio de un intercomunicador codificado).
6) Olvide siempre que cualquier persona (el intruso es una persona) merece ser tratada cortésmente y con respeto, aún cuando venga a destiempo, o por un trámite a todas luces equivocado.
7) El punto anterior es especialmente válido si se tratase de un profesor de la alta casa (tiene varios pisos…, si lo sabremos!) y, particularmente, si es (o al menos creía que lo era, hasta ese preciso momento) una de las llamadas "autoridades" (devaluada, a ojos vista).
8) Simule escuchar atentamente el porqué ese intruso decidió infiltrarse allí y tener el tupé de perturbarlo, pero intente disuadirlo interrumpiéndolo a cada momento con la remanida frase: "ese trámite no es aquí!" y/o "váyase a la X con eso" (siendo X igual y sólo igual a otra oficina diferente a la suya, eh!), o "venga la semana que viene".
9) Trate de darle algún tipo de solución adecuada (me refiero al problema, no a su propia comodidad), tratando de tener paciencia y consideración especial, en caso de que:
a. El trámite del intruso haya sido originado por un error o incompetencia de su parte y no de la de él.
b. El intruso tenga una edad tal, que sea evidente que podría haber egresado de alguna Facultad en el momento en que la persona requerida (o Ud. mismo) estaba tomando un curso acelerado de "Mi mamá me mima" o, en su defecto, de "Yo amo a mi mamá" (Bibliografía: UPA!)
c. El intruso provenga de otra ciudad o edificio lejano, a juzgar por su extraño acento, la tierra en sus zapatos, su transpiración, o su apuro para que no se le venza el ticket del estacionamiento.
d. Falten dos horas para que abra la mesa de recepción de trámites o para que el mismo se pueda completar por los canales estrictamente naturales, cuando lo que en realidad pretendía el intruso era concretarlo de manera razonable, aunque (obvio!) mediante metodologías legalmente aceptables, pero "poco ortodoxas", muy ilusamente y sin otra intención que no fuese ganar tiempo y ahorrar burocracia.
10) No trate siquiera en pensar de ofrecerle una alternativa de solución, sino más bien otro problema, que le sirva a Ud. de escudo administrativo para no encarar en serio el asunto. Recuerde que el dicho de "tomar el toro por las astas", no debe ser tenido en cuenta (y menos en estos casos!).
11) Para llegar a un resultado eficiente para Ud., nunca trate de priorizar la materia gris, la razón y la voluntad de concretar una solución, por sobre la apática, cómoda y lenta burocracia "impeditiva".
12) En lo posible despida al intruso con amabilidad, y una sonrisa, pero no deje de cerrar con un portazo a sus espaldas. Inmediatamente después ponga el cerrojo, ya que el intruso podría llegar a recordar algo que olvidó decirle antes de salir! Si esto ocurre, no abra más la puerta, mantenga un silencio sepulcral y simule haberse ido. Para que esta treta surta efecto, no deberá tener la radio encendida.

Siga al pie de la letra estas recomendaciones y logrará que pasemos por la Universidad, sin que ella pase por nosotros!

miércoles, 11 de junio de 2008

No tiene precio

2008 LA ODISEA DEL ARREGLO

video

sábado, 7 de junio de 2008

SERIE: Irreflexiones de trasnochados

Perro Patán


Nos meten el perro? (otra vez!)




Hola! Soy "Doc", un perro común, pero bastante preparado. Pertenezco al grupo de perros que creemos que nacimos para ser perros, que nos encantan los demás perros como nosotros, que disfrutamos enormemente nuestra condición de perros, discutimos como perros sobre cosas de perros y que nos desempeñamos lo mejor que podemos en nuestras obligaciones perrunas. Además de eso, apreciamos, defendemos y obedecemos fielmente a nuestros dueños.
Yo tuve la suerte de recibir educación completa desde pequeño. Primero me mandaron a una escuela para cachorros, luego concurrí a una excelente preparatoria y más tarde me perfeccioné en una escuela pública superior de Canes (la de acá nomás, no dije Cannes!), finalmente hice interesantes cursos y pasantías en reconocidas academias para perros en el extranjero.
Ahora trabajo bastante, digamos que hasta casi mucho! A la mayoría de mis trabajos accedí por haber ganado un concurso o una selección, en la cual un prestigioso Tribunal me eligió luego de haber evaluado todas mis habilidades y potencialidades en comparación con la de otros colegas perrunos contra los que competí: vieron mis antecedentes en mi CV, me revisaron y espulgaron bien a fondo, y hasta me tomaron una demostración práctica.
Mis trabajos han sido y son, por ejemplo, detectar explosivos, drogas, contrabando de animales, plantas y productos prohibidos o peligrosos, rastrear y rescatar personas (gente extraviada o accidentada en ambientes hostiles, luego de desastres naturales o deflagraciones, o fugitivos), colaborar en el control de multitudes y hacer guardias preventivas. También suelo salir a cazar con mi dueño y hago voluntariados ayudando a personas ciegas y niños con capacidades diferentes. Modestia aparte, he ganado varios torneos y me han dado algún que otro premio honorífico por mi desempeño. Pero lo que a mí más me importa es que disfruto una enormidad con mi trabajo y ayudando a los demás! (fíjense mi foto de la derecha, mientras paseo a un amigo).
En mi caso, puedo afirmar que desde siempre amé y respeté a mi dueño. Y se lo demuestro a diario! Cuando estoy en casa, lo despido y lo recibo con mis mejores saltos y movimientos de rabo, le traigo siempre mi pelotita de goma para que juguemos un rato juntos, le apoyo mi cabeza en su regazo cuando lo veo cansado o triste, me acuesto sobre sus pies cuando trabaja en la computadora hasta tarde, me aguanto el hambre si se olvida de darme alguna vez mi comida y ladro fuerte y mucho cuando escucho algún ruido extraño por la noche, y hasta una vez corrí a un par de sospechosos que se asomaron por encima de la tapia!
Pero hoy me pregunto: él me respetará también? O sólo me tolera y me hace falsos cariños simplemente porque le cuido su (nuestra) casa y porque hago absolutamente todo mi trabajo, y más, sin refunfuñar (al fin de al cabo esto es lo que se espera que yo haga,... es mi deber, no)?
Pero me intriga saber si yo lo seguiría respetando en el supuesto caso que, argumentando falta de dinero, progresivamente me redujese la ración sin preguntarme, o saltease sistemáticamente mi provisión de alimento (aunque las dietas bien llevadas suelen traer beneficios para la salud), o no me diera un plato para poner mi comida (nunca comí del piso, pero observé que otros perros lo hacen sin problemas ni rezongos), ni un tazón para el agua (también hay quienes beben del charco de una canilla, o el agua acumulada en la calle), o no me diera una cucha o no me la arreglase cuando lo necesite (en rigor de verdad, soy bastante curtido y hay un arbustito lo suficientemente tupido como para refugiarme y, por otra parte, llueve bastante poco en estos días), o me sobrecargase de trabajo (ya hago bastante, pero siempre hay algo nuevo bajo el sol), o me castigara sin razón (aunque a veces cuando hago pozos, me lo merecería). Y si no me llevara al veterinario para revisación y para que me administren las vacunas y antiparasitarios que corresponden (fuiu!...gracias al cielo de los perros, soy bastante sanito), o no me llevase a que me den un buen baño cada tanto (y bueno, después de todo, a mí me agrada el olor a perro!), o no recogiera mis desperdicios (consideremos que el patio es grande y siempre encontraría un lugarcito libre...), y si finalmente me abandonase a mi suerte cuando los años se me vengan encima (la verdad es que ya poco importaría a esa altura de mi vida, porque al final a todos nos espera la parca, tarde o temprano, pero las canas de mi hocico ya me están preocupando)?
Sinceramente no sé si no dejaría de respetarlo y quererlo… Acaso tendría que iniciarle una huelga? Qué dilema! Por un lado, mi vocación de servicios me incitaría a no realizar un paro, porque en realidad disfruto de una gran parte de mi trabajo. Por el otro, el grueso de mi trabajo (mis servicios) en realidad no le generan ganancias económicas tangibles a ninguna persona física en particular, sino que producen beneficios que se reparten entre la sociedad en su conjunto (pese a que los recibe en forma directa sólo una parte de ella, la que los requiere o necesita). Por lo tanto, el paro que eventualmente yo haría, no tendría el principal efecto que usualmente se busca con este tipo de medidas, que consiste en atraer la atención de quien deja de percibir las ganancias del trabajo no realizado. Por el contrario, sólo estaría produciendo el otro efecto colateral, que consiste en generar un perjuicio al usuario, que es quien necesita realmente mis servicios. Ahora entonces, en este caso en particular, el usuario real y el potencial, me apoyarían incondicionalmente para dar mas contundencia a mis reclamos ante mi dueño? Probablemente sí lo harían el usuario actual y directo (y seguramente hasta ciertos límites, para no verse afectado demasiado intensamente), pero... y los que ya recibieron mis servicios? Y los que los recibirán seguramente? Y el resto de la sociedad que debería asignarle al menos un valor de existencia a mi trabajo? Me apoyarían para dar más fuerza a mi protesta, o acaso se volverían en mi contra tarde o temprano, por no estar prestándoles el servicio que necesitan urgentemente? Y acaso mi dueño no especularía con todo esto, prolongando el conflicto o negociando de manera injusta, a sabiendas de que el tiempo desgastaría poco a poco mi reclamo?
Pero, la verdad sea dicha, no lleva a ningún lado el angustiarme con todos estos pensamientos hipotéticos perturbadores, propios y ajenos.
A fin de cuentas, ninguna de esas cosas malas pueden pasarme. Porque eso…, eso no se le hace ni siquiera a un perro…

Guauuuu!
Gracias Fernando O.H., por enviarme la foto canina!

miércoles, 4 de junio de 2008

Promociones Indeseables

CONCURSO

"Día del Medio Ambiente" (porque no es un ambiente completo)

Ud. cree que tiene buen oído? No apueste a que le va a durar mucho!…
Si es cierto, sea el primero en ingresar un comentario al pie de esta entrada, revelando: (a) en qué ambiente del edificio centro está presente, y (b) de dónde proviene seguramente el saludable, insistente, agradable y armonioso sonido que se reproduce en la grabación del enlace de más abajo (no pida darle más fidelidad, porque no hay con qué!), y hágase acreedor de un premio sorpresa. Por favor, apelo a su inteligencia para que (si está convencido que va a ganar) en su comentario recuerde proporcionar también suficientes datos suyos, como para poder entregarle EL premio sin errores o confusiones (no se tendrán en cuenta lágrimas de cocodrilo a posteriori, eh!). Válido sólo en Córdoba Capital (Argentina), porque no hay fondos para ir más lejos. EL premio será entregado recién durante la semana del 9 de junio, por razones operativas (no pregunte cuáles!).

video